Algarroba: un producto tradicional ibicenco que recupera su prestigio

Posted by | 16 abril, 2019 | Prensa | No Comments

La algarroba es un alimento prehistórico. Está documentado su uso desde hace cientos de años para la alimentación del ganado. Pero también para la nutrición humana. Su consumo fue indispensable para el hombre en tiempos de hambruna, guerras y pestes por su gran valor nutricional. Como apuntan desde la Fundación Española de la Nutrición (FEN), “la algarroba es un alimento completo y sumamente energético, rico en azúcares y proteínas, tiene calcio, sílice, hierro, potasio y fósforo”.

Sin embargo, este hecho, la vinculación en el imaginario colectivo de la algarroba con los tiempos de hambruna y la alimentación de animales, ha lastrado durante años la imagen de este alimento que es tradición e historia, hasta el punto de haber sido considerado un producto de baja categoría y, por tanto, rechazado por las clases acomodadas. 

Los tiempos, sin embargo, han cambiado; y hoy soplan nuevos y apasionantes aires para la algarroba. Al calor del boom de la nutrición y del interés de la población por la alimentación saludable, la algarroba, considerada por sus numerosas propiedades nutricionales como un “superalimento”, va ganando cuota de mercado y, sobre todo, el reconocimiento de dietistas-nutricionistas y chefs de prestigio, que son los mejores divulgadores y prescriptores.

Tiempos de algarrobas

Hace algo más de seis años, en el Diario de Ibiza, el periodista Mariano Planells escribía un artículo de opinión titulado Tiempos de algarrobas. En él hace un repaso a la historia de este fruto milenario y concluye: “Hoy parece que están por volver los tiempos de las algarrobas, aunque Ibiza se defiende bien con el subturismo. Incluso en el precio: las algarrobas han subido sustancialmente de precio y esto ha de alegrar a los pocos ibicencos que prestan atención a los frutales de la isla, que se están muriendo de aburrimiento. Quizás fuera prudente mimar nuestros frutales, por si acaso”.

A eso nos hemos dedicado en Frutos Secos Ibiza. A recuperar un producto tradicional ibicenco y a promocionar su valor nutricional para dar la vuelta a la tortilla del imaginario colectivo. Una clara muestra de nuestra apuesta es que en los últimos años, como bien afirmaba Planells, el cultivo de algarroba ha aumentado en la isla y también su recogida directa desde el árbol y no desde el suelo, como sucedía cuando no dábamos valor a un producto sin parangón que crecía en nuestras tierras. 

Queda mucho por hacer, lo sabemos. Sobre todo a la hora de reactivar el consumo nacional, que crece poco a poco. Pero apostando fuerte por nuestro producto, con la ayuda de nutricionistas, chefs, consumidores y amantes de la cocina saludable, lo vamos a conseguir. Es solo cuestión de tiempo que los beneficios para la salud que aporta la algarroba sean reconocidos de forma generalizada en España, como así sucede fuera de nuestras fronteras. Parece que siempre cuesta valorar más lo propio, pero al final se valora. 

Es tiempo de algarrobas.