BENEFICIOS NUTRICIONALES de la ALGARROBA

Posted by | 24 julio, 2018 | ¿Sabías que? | No Comments

PARA LA DIABETES

Estudios científicos han demostrado que la harina de algarroba tiene un índice glucémico bajo, es decir, los azúcares que contiene se asimilan lentamente y, por tanto, no produce hiperglucemias ni tiene riesgo de producir desequi- librios en sangre. Las sustancias edulcorantes de la algarroba, como el pinitol, proporciona más dulzor que el azúcar (sacarosa), sin elevar tanto la respuesta glucémica, siendo por lo tanto una buena opción edulcorante.

PARA LA OSTEOPOROSIS

Posee alto contenido en hierro (más que el hígado vacuno), calcio (x3 más que la leche), magnesio, fósforo, cinc, silicio, manganeso y cobre. Por su alto contenido en fósforo y calcio, se recomienda para personas que parecen de osteoporosis o problemas de huesos.

PARA EL HÍGADO

En un estudio reciente se analizó el efecto hepatoprotector de la algarroba, y en él sugiere que la algarroba podría tener un efecto beneficioso en la inhibición del daño oxidativo inducido por la administración aguda de etanol. Esto podría explicarse debido a las propiedades antioxidantes de este vegetal, ya que son necesarios en los procesos de desintoxicaión hepática. Además, la presencia de taninos (antioxidantes) evitan la formación de células cancerígenas, actúan como antiinflamatorios y antirreumáticos.

REDUCCIÓN DE COLESTEROL

Un dieta rica en fibras, como las que contiene el algarrobo, ayuda a disminuir los niveles de colesterol. Este efecto lo consigue al captar entre sus fibras parte del colesterol y grasas que se encuentran en el intestino, arrastrando y eliminándolo del organismo.
No posee gluten, por lo cual es apto para celíacos.

COMO COADYUVANTE DE INFECCIONES INTESTINALES

Las semillas son ricas en fibra soluble por lo que facilitan la digestión y benefician la flora intestinal incrementando los lactobacilos.

En un estudio se administró una papilla de algarroba y un placebo a un grupo de 41 niños con diarrea infantil de origen bacteriano y viral. Los niños que comieron papillas con harina de algarroba, la diarrea les duró 2 días menos que los niños que tomaron placebo.