Cómo hacer crema de algarroba untable

Posted by | 3 abril, 2019 | Recetas | No Comments

 

Hay vida más allá de la Nocilla, la Nutella y otras cremas de cacao industriales. Lo demuestran desde hace años cocineros y aficionados a la cocina, e incluso reconocidos nutricionistas, elaborando sus propias cremas untables de cacao, cacahuete, almendras o anacardos. Las elaboran y, por supuesto, las comparten con el mundo en blogs, redes sociales y libros.

La harina de algarroba también es un alimento muy interesante para hacer una de esas apetecibles cremas untables de consistencia y sabor similar a las de cacao. Pese a que su composición nutricional es muy rica –contiene muy poca grasa (sólo el 1%) y una buena dosis de vitaminas (A, B1, B3, B3 y D), minerales (magnesio, fósforo, potasio y el calcio)–, sigue siendo una gran desconocida, quizás por su asociación al uso antiguo que se le daba a este producto como forraje de animales.

La crema de algarroba es una alternativa saludable a las cremas industriales y, además, una opción absolutamente deliciosa que no os va a llevar más de diez minutos preparar. Puede utilizarse para untar en un buen pan integral o para rellenar bizcochos caseros, por ejemplo. Os contamos cómo hacerlo.

 

Ingredientes

130 gramos de dátiles

75 gramos de avellanas tostadas

75 gramos de anacardos crudos

40 gramos de aceite de coco

50 gramos de harina de algarroba

100-110 gramos de bebida de soja

 

Cómo lo preparamos

  1. Lo primero que tenemos que hacer es deshuesar los dátiles y dejarlos a remojo en un bol con agua. Basta con un par de horas, pero si lo dejamos toda la noche, mejor.
  2. Cuando los dátiles estén blandos, retiramos el agua y los trituramos con la batidora hasta obtener una especie de pasta. Reservamos.
  3. Introducimos en una picadora o procesador de alimentos las avellanas y los anacardos y trituramos hasta conseguir una textura de polvo. Añadimos la pasta de dátiles, la harina de algarroba, el aceite de coco y la bebida de soja y trituramos todos los ingredientes juntos durante un buen rato hasta conseguir la textura deseada.
  4. ¡Y listo! Podemos verter el contenido en un tarro de cristal vacío y mantenerlo en la nevera durante tres o cuatro días.

 

Otras alternativas

Si preferís otros frutos secos, esta crema de algarroba queda bien con almendras crudas sin tostar. También podéis sustituir el aceite de coco por aceite de oliva suave, aunque su sabor será más intenso y sin ese toque dulzón que le aporta el coco. La bebida de soja puede reemplazarse por leche de vaca o cualquier otra bebida vegetal.

Hay que tener en cuenta que la textura de los frutos secos cuando hacemos en casa este tipo de cremas no es tan fina como cuando compramos una crema industrial. A no ser, claro, que tengamos un buen procesador de alimentos que consiga una crema mucho más fina que una picadora o una batidora tradicional. Pese a esto, el sabor y la calidad de los ingredientes empleados superará con creces la textura que podamos lograr.