Seis formas de sacar partido a los frutos secos

Posted by | 29 agosto, 2019 | Recetas | No Comments

Los frutos secos son un alimento muy saludable gracias a su contenido nutricional: son ricos en fibra, grasas saludables, proteínas, vitaminas, minerales y sustancias fitoquímicas protectoras. Según la guía de Pequeños cambios para comer mejor’ de la Agencia de Salud pública de la Generalitat de Catalunya, “un elevado consumo de frutos secos está relacionado con menor mortalidad y con reducciones del riesgo de padecer enfermedad cardiovascular, algunos tipos de cáncer, enfermedades respiratorias y diabetes. Los frutos secos son muy saciantes, y aunque son alimentos muy calóricos, su consumo no está asociado a un aumento de peso”. 

Y es que, los frutos secos sobreviven en un mar de mitos como, por ejemplo, que los frutos secos engordan, que es recomendable evitarlos durante un proceso de pérdida de peso o, incluso, que los niños menores de seis años no pueden tomarlos. Sobre esto último, sobre el consumo infantil, nos hablan los datos arrojados por un informe publicado en 2017 por Mercasa con los últimos datos disponibles respecto al consumo de frutos secos en España. Según dicho informe, los hogares con niños menos de seis años consumen de media menos frutos secos que los hogares sin hijos o con hijos mayores. Esto hace pensar que sigue muy presente la idea de que se debe evitar su consumo por provocar alergias o por atragantamiento. 

Lo que muchas familias no saben es que, como nos contaba la pediatra Gloria Colli en una entrevista, “podemos añadir un puñado de frutos secos molidos o en crema a las comidas”, lo que las enriquece con una amplia variedad de nutrientes. Hay muchas formas de sacar partido a los frutos secos. Y sí, se les pueden ofrecer a los niños a partir de los seis meses siempre y cuándo se les ofrezca molidos. “Los frutos secos pueden comenzar a consumirse desde los 6 meses de edad, es decir, cuando comenzamos con la alimentación complementaria. Lógicamente, estos no pueden ofrecerse enteros (no ha de hacerse antes de los 5 años), pero sí podemos ofrecerlos en crema, molidos o triturados añadidos a algún rebozado”, nos contaba la nutricionista Natalia Moragues en otra entrevista.

Seis ideas para sacar partido a los frutos secos

A veces nos falla la información. Otras, imaginación. Por esto desde Frutos Secos Ibiza os damos algunas ideas para que saquéis a los frutos secos el máximo partido y os aprovechéis de su valioso contenido nutricional sin renunciar a disfrutar de deliciosas propuestas. 

  • Solos, sin más. Sirven como aperitivo saludable por lo que son un recurso estupendo para tener siempre a mano. Podemos añadirles especias. Las almendras, por ejemplo, quedan muy bien si crudas y con piel las rehogamos en una sartén con un poco de pimentón dulce y una pizca de sal.
  • Incorporados a una ensalada. Podemos hacer una mezcla de frutos secos o añadir el que más nos guste a cualquier ensalada. Un ejemplo: ensalada de rúcula y canónigos con manzana, sésamo y nueces. Sólo necesitamos imaginación y ganas de descubrir.
  • Añadidos a un bol de yogur natural sin azúcar ni edulcorantes. También podemos incluir frutas frescas. 
  • ¿Y en un wok de verduras con arroz integral? Pues también. Cualquier guiso o preparación de verduras quedan estupendas con unos cuantos frutos secos añadidos. Por ejemplo, unas verduras con curry y arroz y unos cacahuetes por encima, como nos proponen desde Marujismo.
  • En crema. ¿Una idea? Crema de cacahuete (sólo cacahuete triturado) untada en pan y con rodajas de plátano encima.
  • En una salsa. ¿Por qué no añadir un puñado de frutos secos? Normalmente añadimos piñones al pesto, pero puedes variar y probar con anacardos o almendras crudas. La mayoría de salsas y aliños quedan perfectas con unos frutos secos molidos.